logo

Para responder esta pregunta, necesitamos remontarnos a los momentos más antiguos del hombre y entender que este tipo de combustible se origina de la biomasa.

ORIGEN: LA BIOMASA SIEMPRE ESTUVO PRESENTE

La biomasa fue la fuente principal de energía para el hombre hasta que llegaron los combustibles fósiles. Principalmente le permitió cocinar y poco después fundir materiales para fabricar armas y utensilios. No eran pellets, evidentemente, pero lo que alimentaba su fuego era provisto por la naturaleza (ramas, hojas secas y troncos de madera), con esto también se protegían de los animales.

Avanzado el tiempo la biomasa se usaba como fuente de calor y para trabajar metales, cerámica y como combustible para máquinas de vapor, entre otras aplicaciones, hasta la revolución industrial. Es aquí donde surge la necesidad de conseguir más energía en un espacio más reducido.

Pese a ello, el uso de la biomasa se fue reduciendo durante esos siglos hasta llegar a mínimos históricos ya que coincidió con los derivados del petróleo. Con esto, los combustibles fósiles desplazaron la biomasa a un segundo plano y a zonas rurales.

Share this